MÉTODO APOGEO

Pilares conceptuales del Método APOGEO

Personalidad integral

La Personalidad Integral traduce el conocimiento sobre una persona a la luz de los indicadores de tipo constitucional, temperamento, comportamiento y desarrollo. El método APOGEO no solo evalúa el comportamiento, por lo que era necesario un término más completo. El Dr. Bachir Haidar Jorge, mentor de APOGEO, decía que para conocer a una persona es necesario conocer su origen, su familia y su historia. Decía que solo sería posible comprender cuánto una persona había caminado y evolucionado, sabiendo de dónde había partido. También nos enseñó que cualquier crítica se desmorona cuando entendemos la historia de vida y lucha del otro. Esta es la base del término Personalidad Integral.

Influencia de la genética en la formación del comportamiento central.

Durante 40 años, entre 1930 y 1975, el Dr. Willian Sheldon trabajó correlacionando tipos constitucionales (tipos de cuerpo), con hábitos y aspectos de temperamento. Fotografió personas y midió diferentes partes del cuerpo. Con base en sus medidas, tabuló tipos de cuerpos; además, realizó entrevistas evaluando 60 aspectos relacionados con los hábitos y temperamento de la persona, y también tabuló los resultados.

Junto con otros dos investigadores, que tomaron notas por separado, confirmaron su patrón de análisis. La base de la antropometría moderna se deriva del trabajo del Dr. Sheldon. Con base en el trabajo del Dr. Sheldon, elaboramos frases y comprobamos estadísticamente su validez. El método APOGEO presenta el temperamento y, por asociación, el tipo constitucional aproximado, según la lectura del Dr. Willian Sheldon. Pudimos observar una relación estricta entre tipo de cuerpo, temperamento y, también, aspectos centrales del comportamiento. No consideramos el tipo constitucional, la genética, determinante del comportamiento; sin embargo, es un factor que influye en la formación del comportamiento, según demostraron nuestras estadísticas. Existe una mayor probabilidad de que personas con predominio visceral en el tipo constitucional y emocional en el temperamento desarrollen comportamientos orientados a las relaciones. Asimismo, existe una mayor probabilidad de que personas con predominio muscular en el tipo constitucional y conativo (agresivo) en el temperamento desarrollen comportamientos basados en la acción. Y, sin embargo, existe una mayor probabilidad de que personas con predominio cerebral en el tipo constitucional y racional en el temperamento desarrollen conductas dirigidas al análisis y ponderación. A pesar de que esta tendencia se confirma en los datos que obtuvimos, la genética no es un determinante del comportamiento; sin embargo, ejerce una gran influencia en la formación del comportamiento central, núcleo de la personalidad.

Influencia de los factores sociales en la adaptación comportamental

A través de años de observaciones, hemos verificado características relacionadas con el comportamiento, de la siguiente manera:

El comportamiento central, o conducta central, se asocia con la dinámica de defensa básica y también con los aspectos motivacionales, mientras que los rasgos de interacción son responsables de la modulación de la conducta central, buscando alcanzar logros motivacionales específicos al mismo tiempo que permite que ocurra la adaptación social.

En algunas personas, observamos un mayor vínculo entre el comportamiento central y el temperamento, lo que sugiere una influencia genotípica del temperamento en la formación del comportamiento. Observamos una mayor frecuencia de esta influencia en personas con un temperamento dirigido a un determinado impulso y, con menor frecuencia, en personas con un temperamento diversificado para varios impulsos. En este segundo caso, observamos que la construcción de la conducta central puede ser el resultado de una adaptación social, es decir, de origen fenotípico. No tenemos datos suficientes para concluir si la conducta central es completamente de origen genotípico o fenotípico.

Indicadores de desarrollo

Buscamos indicadores numéricos que pudiesen evaluar aspectos relacionados con la personalidad integral, traduciendo a un lenguaje más objetivo y científico el entendimiento sobre el ser humano.

Creamos los siguientes indicadores:

Seguimos desarrollando y mejorando el método en todos sus frentes: criterios, estadísticas, informes, dinámicas ilustradas, formación y conexiones. Nuestro objetivo es dejar el mejor legado posible en lo que respecta al entendimiento del ser humano, con el fin de ayudarlo a tener una vida más equilibrada y satisfactoria. Con la esperanza de que este equilibrio se refleje en una sociedad más equilibrada y en un mundo mejor.